Alcornocales de Cádiz
VIAJE

  1. Fechas:
    06 Dic - 10 Dic 2017 (5 días)
  2. Plazas:
    40 verde-3.png Salida confirmada + info
  3. Precio:
    475.00 €
  4. Alojamientos:
    Hotel La Mirada en Tarifa
  5. Transporte:
    Autocar
  6. Seguro opcional:
    48.00 € - Ver Condiciones
  7. Comidas:
    Media pensión incluida
  8. Hora de salida:
    07:30 hrs
  9. Lugar de salida:
    Madrid nuevos Ministerios Ver mapa
  10. Guías previstos:
AB
Senderismo

El viaje en breve

Rutas Previstas

Los Alcornocales y El Estrecho
El Campo de Gibraltar.
Esta comarca es una de las de más personalidad de Andalucía, con un pasado histórico mítico. Sobre este finisterre europeo los hombres situaron su propio fin del mundo en la Antigüedad: las legendarias Columnas de Hércules (el Peñón de Gibraltar y su gemelo el Jebel Musa marroquí), que por primera vez los fenicios se atrevieron a sobrepasar para fundar Cádiz y llegar a las Islas Británicas.
Los paisajes del Estrecho.
El relieve está conformado por cortas sierras de alturas que alcanzan los 1.000 m entre las que se abren valles anchos que tienden a desembocar en el estrecho (Guadarranque, Hozgarganta, Palmones, etc.)
Sobre esta topografía que cierra el paso entre el Mediterráneo y el Atlántico a los pies de África, existe un microclima especial, sin temperaturas extremas (nunca hace mucho frío ni calor) por la influencia del mar, con abundantes precipitaciones procedentes de las borrascas atlánticas de poniente y con nieblas traídas por el viento de levante desde el Mediterráneo.
El litoral, a salvo del turismo masivo, esconde parajes vírgenes con impresionantes acantilados como el de Barbate o ensenadas coronadas por dunas doradas movidas por el viento de levante rodeadas de bosques y sin edificios en kilómetros a la redonda.
Entre alcornoques, bosques atlánticos y canutos.
Estas condiciones climáticas producen una peculiar cubierta vegetal. Alcornocales en zonas abrigadas de los vientos, mientras que en zonas más húmedas y frescas se desarrollan los bosques caducifolios atlánticos, con el roble y el quejigo como especies más singulares, y, finalmente, en los estrechos valles umbrosos y abrigados, cubiertos frecuentemente por nieblas, encontramos una joya botánica, los canutos o pequeños bosquecillos de niebla, típicos de zonas húmedas tropicales.

Mapa