Dubrovnik e Islas Dálmatas

Bahía de Kotor - Isla de Kórcula - Isla de Hvar - Dubrovnik

13 ABRIL 2019
20 ABRIL 2019
DURACIÓN:
8 DÍAS
 + Reservar
Senderismo
Senderismo
Cultura
Cultura

Ocupación

0%
Abierta inscripción

Puntos de incorporación

Aeropuerto de Madrid
Aeropuerto de Barcelona
Aeropuerto de Valencia
Aeropuerto de Bilbao
Aeropuerto de Dubrovnik

Guías previstos

Carlos Esteban
Dubrovnik
Bahía de Kotor
Bahía de Kotor desde la carretera al Monte Lovcen
Bahía de Kotor
Monte Lovcen
Monte Lovcen
Hvar
Puerto de Hvar
Vela Luka (Korcula)
Dubrovnik
Dubrovnik desde el Fuerte Imperial

Entre Croacia y Montenegro.

Este viaje se propone conocer dos de las zonas más bonitas del mar Adriático, el tramo más meridional de la costa dálmata, que va desde la que es su perla indiscutible, la ciudad de Dubrovnik en Croacia, hasta el fiordo montenegrino de Kotor, y dos de las más bellas islas del Archipiélago de las Dálmatas, Korcula y Hvar.  

Dubrovnik y la Costa Dálmata

La antigua provincia romana de Dalmacia se extiende mayoritariamente en lo que hoy es Croacia, y como entonces,  sigue siendo un punto de encuentro natural entre el Mediterráneo y Europa Central.
Tras haber superado el trágico conflicto bélico que ocasionó la desaparición de Yugoslavia, Croacia se ha convertido en uno de los destinos turísticos con más proyección de Europa, en el que las islas Dálmatas y Dubrovnik son el principal polo de atracción. Con una riqueza natural asombrosa, tanto en el interior del país como en la costa, este viaje se centra en su accidentada costa adriática, de aguas siempre cristalinas y salpicadas por cientos de islas.
Dedicaremos a Dubrovnik el tiempo que merece la ciudad que Lord Byron definió como “la Atenas eslava”. Con sus preciosas murallas y enclavada en un precioso puerto natural que compitió en su esplendor con la mismísima Venecia,  Dubrovnik es una isla cultural en un entorno azotado por guerras continuas.

El Fiordo de Kotor.

La parte más meridional de la costa dálmata pertenece a lo que hoy es Montenegro, otro de los pedazos resultantes de la extinta Yugoslavia.  La bahía de Kotor, el fiordo más meridional de Europa, es uno de los lugares más hermosos de toda la costa adriática y a la vez, un claro indicio de lo que Montenegro guarda en el interior para el que quiera ir en su busca: un desconocido territorio de montañas, bosques y lagos.

Las Islas  de Hvar y Korcula.

Más de un millar de islas aparecen dispersas por el mar Adriático. Muchas de ellas son islotes totalmente deshabitados, otras están pobladas desde tiempo inmemorial. Acantilados, campos de lavanda y un impresionante patrimonio cultural hacen de las Dálmatas unas islas de las más atractivas del Mediterráneo. Partiendo de Dubrovnik navegaremos entre ellas y conoceremos Korcula y Hvar.


Programa

 Desde el aeropuerto de Dubrovnik (Croacia) cruzaremos la frontera y nos trasladaremos (unas dos horas y media) hasta las proximidades de la bucólica ciudad de Kotor, que da nombre al fiordo más meridional de Europa y es una de las poblaciones mejor conservadas de esta parte de la cuenca mediterránea pues ha conseguido mantener su trazado original de los siglos XII al XIV. Si llegamos con tiempo, al atardecer  ascenderemos por las escalinatas de su famosa muralla hasta la parte más alta desde donde podremos disfrutar de una excelente panorámica de la bahía de Kotor.

Visitas y otras actividades

Bahía de Kotor

La bahía de Kotor está delimitada por una sucesión de altas montañas hendidas en el mar que protegen esta “Boka” del riguroso clima del norte y hacen de esta bahía un oasis de vegetación mediterránea. Entre ellas destaca el Monte Lovcen, donde se encuentran los restos de Petar Petrovic Njegos, gobernante, obispo y poeta que accedió al poder en 1830, cuando contaba sólo 17 años. Encaminó todos sus esfuerzos en poner fin a las luchas tribales entre los diversos clanes y modernizar el estado, convirtiéndose en el personaje histórico más importante de Montenegro.

Rutas

Senderismo Ascensión al Monte Lovcen 12 km 690 m 690 m

Hoy nos espera un día intenso; primero madrugaremos para poder hacer  una ascensión que nos ofrecerá bonitas panorámicas sobre Dubrovnik  y por la tarde navegaremos hasta la Isla de Korcula.

Rutas

Senderismo Subida al Fuerte Imperial de Dubrovnik 6 km 380 m 380 m

Vela luka, en la Isla de Korcula, aún mantiene la esencia de pueblo comerciante y que aparece como una típica villa medieval dálmata, con torres rojas de defensa y casas abigarradas con tejados también coloridos. Dicen que aquí nació Marco Polo, el obstinado viajero que llegó a China y Mongolia. Perderse por sus callejuelas mientras observamos las diferentes construcciones de estilo gótico y renacentista, a la vez que disfrutar de sus formidables murallas del siglo XII, reforzadas por los venecianos con torres y bastiones, es sin lugar a dudas alguna de las mejores cosas que se pueden hacer en esta preciosa ciudad. Por la tarde continuaremos nuestro periplo por el Adriático con rumbo a la Isla de Hvar.

Visitas y otras actividades

Isla de Korcula

La Isla de Hvar es famosa por sus joyas artísticas, preciosas calas y campos de lavanda que hacen de esta isla uno de los tesoros del Adriático y que se ha convertido en los últimos años en la isla más famosa del Adriático. Hoy realizaremos una sencilla ruta costera.

Rutas

Senderismo De Velo Grablie a Hvar 12 km 120 m 500 m

Por la mañana pasearemos por las callejuelas de la población de Hvar que posee una larga tradición artística y cultural, no en vano cuenta con uno de los primeros teatros que se erigieron en Europa. A continuación y hasta la hora de embarcar en el ferry en dirección a Dubrovnik dispondremos de tiempo libre para disfrutar de este maravilloso rincón del Adriático. En nuestra última navegación pasaremos cerca de algunas de las Islas Dálmatas como la isla de Mljet, la antigua Ogigia donde dicen se produjo la historia de amor de Calipso y Ulises.

Visitas y otras actividades

Isla de Hvar

Hoy dispondremos de todo el día para visitar esta encantadora ciudad conocida como la perla del Adriático y antigua competidora de Venecia. Podremos pasear por sus murallas, por su casco viejo maravillosamente conservado, único por sus plazas enlosadas con mármol, empinadas calles de adoquines, casas altas, conventos, iglesias, palacios, fuentes o sencillamente disfrutar de su entramado laberinto de callejuelas junto al Adriático. Por la tarde disfrutaremos  del atardecer desde alguna de sus preciosas terrazas escondidas entre sus muros.

Visitas y otras actividades

Dubrovnik

Tiempo libre en Dubrovnik hasta la hora de irnos al aeropuerto para tomar el vuelo de vuelta.