Croacia

Risnjak, Lagos de Plitvice, Islas Dálmatas, Dubrovnik y Venecia

Senderismo
Senderismo
Cultura
Cultura

Exigencia física

Baja

Épocas recomendadas

Primavera y verano

Rango de duración

9 / 10 días

Próximas fechas

20/07/2019 Más info
03/08/2019 Más info
17/08/2019 Más info
14/09/2019 Me interesa
Lagos de Plitvice
El refugio Dom Risnjak desde el Pico Risnjak
Refugio Dom Risnjak Alan Caplar
Lagos de Plitvice
Pasarelas de los lagos de Plitvice
Lagos de Plitvice MA Nieto
Dubrovnik Mario Fajt
Dubrovnik Mario Fajt
Dubrovnik
Puerto de Hvar
Hvar
Velo Grablje
Meki Cevica (Isla de Hvar) MA Nieto
Puerto de Split
Split
El desfiladero de Velika Paklenica desde Vinjerak
Defiladero de Velika Plakenica
Desfiladero de Velika Paklenica MA Nieto
Opatija
Opatija
Camino del Pico Vojak (PN Ucka)
Monte Ucka
Vista desde el Pico Vojak (PN Ucka)
Canal Grande de Venecia
Venecia Andrés Nieto
Santa Maria de la Salute (Venecia)
Camino del Pico Snjeznik
Velica Paklenica
Puerto de Hvar

Entre el Mediterráneo y la Europa Central

Croacia es un punto de encuentro natural entre el Mediterráneo y Europa Central que tras haber superado trágico conflicto bélico en el que desembocó todo el proceso de independencia se ha convertido en uno de los destinos turísticos con más proyección de Europa.
La playa, las islas Dálmatas y ciudades como Dubrovnik son el principal polo de atracción de un país que atesora una riqueza natural asombrosa. Su accidentada costa adriática es, desde luego, de una belleza impresionante, con aguas siempre cristalinas, salpicada por cientos de islas. Pero en Croacia hay que mirar también hacia el interior, algo que muchos turistas pasan por alto, donde encontramos escarpadas gargantas, lagos turquesas y frondosos bosques de hayas y arces.

Tesoros naturales del interior.

Croacia cuenta con siete Parques Nacionales, cinco en la costa y dos en el interior, que ocupan casi el 10% del territorio. En el interior destacan los bosques mixtos de las montañas del Risnjak, los desfiladeros de Paklenika y los lagos del Parque Nacional de Plivitice, comunicados por casi un centenar de cataratas y cascadas, y donde las aguas transparentes contrastan con las blanquecinas paredes calizas del cañón que los alberga.

Dubrovnik, la joya del Adriático.

Esta ciudad amurallada enclavada en un precioso puerto natural conserva un precioso centro histórico. Compitió en su esplendor con la mismísima Venecia, fue la “perla del Adriático” para Lord Byron y es la “Atenas eslava” para otros que la consideran una isla cultural en un entorno azotado por guerras continuas.

Navegación por las Islas Dálmatas. La isla de Hvar.

Con una costa de casi de dos mil km de largo, más de un millar de islas aparecen dispersas por el mar Adriático. Acantilados, campos de lavanda y un impresionante patrimonio cultural hacen de estas islas de las más atractivas del Mediterráneo; como Hvar, isla que visitaremos como parte de una navegación que parte de Dubrovnik y recorre parte de las islas Dálmatas.


Programa

Vuelo a Venecia y traslado (unas 3 horas y media) hasta el Parque Nacional Risnjak (Croacia) donde nos alojaremos.


Si tuviésemos que elegir entre las montañas croatas un lugar que reuniese el mayor número de fenómenos naturales, uno de los favoritos sería sin duda el monte de Risnjak. Allí se encuentran en una manera única las influencias alpina, dinárica, mediterránea y continental. Al visitante le conquistarán sus bosques antiguos y bien conservados, sus amplias vistas, los tonos verdes del río Kupa y otras maravillas protegidas como Parque Nacional.


Tras realizar esta segunda ruta dentro del Parque Nacional de Risnjak viajaremos desde Platak al corazón del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice.


Hoy madrugaremos para poder disfrutar con tranquilidad del maravilloso espectáculo que brindan los 16 lagos de Plitvice y las numerosas cascadas que los unen, designados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Tras visitar este maravilloso capricho de la naturaleza viajaremos hasta Split donde podremos dar un paseo por la noche o a primera hora de la mañana, por su casco antiguo ubicado alrededor del famoso palacio romano del emperador Diocleciano, uno de los mejor conservados de la época romana y que se encuentra junto al Mar Adriático.


Tarde libre para visitar esta encantadora ciudad conocida como la perla del Adriático y antigua competidora de Venecia.


Dispondremos de la mañana libre en Dubrovnik para quien lo desee pueda recorrer las murallas de la ciudad a primera hora, o sencillamente disfrutar de alguno de los cafés del casco antiguo de Dubrovnik, o darse un baño en alguna de sus playas.
Por la tarde dejaremos atrás la ciudad de Dubrovnik navegando en un ferry que nos llevará por algunas de las islas más famosas del Adriático, como Mljet, Korcula y Hvar, en la cual desembarcaremos en torno a las 19.30 horas.


La Isla de Hvar es famosa por sus joyas artísticas, preciosas calas y campos de lavanda que hacen de esta isla uno de los tesoros del Adriático.
Dedicaremos la mañana a caminar y por la tarde, hacia las 17.00 horas, embarcaremos en el ferry rumbo a Split donde seguiremos por carretera hasta la ciudad costera de Seline, puerta de entrada al Parque Nacional Paklenica.


Seline es la puerta de entrada al Parque Nacional Paklenica, un fantástico complejo kárstico donde destacan los desfiladeros de Mala y Velika Paklenica.
Por la tarde nos trasladaremos hasta la ciudad de Opatija, situada a orillas del Golfo de Kvarner, famosa por sus ilustres palacetes donde veraneaba la realeza centroeuropea hasta la Primera Guerra Mundial.


Tras la excursión nos desplazaremos hasta Mestre (Venecia)
Dispondremos de la tarde y la noche libre para visitar la inigualable  ciudad de Venecia.


Día  libre para visitar Venecia hasta la hora del traslado al aeropuerto.