Parque Natural de Redes

Desfiladeros y cumbres de la Selva Asturiana

Exigencia física

Baja / Media

Próximas fechas

Sin fecha de programación prevista.
Redes
Redes
El Tiatordos Javier Habladorcito
Ruta del Alba (Redes)
Los Arrudos en otoño Martin Alvarez Espinar
Sendero en los Arrudos Alejo Concheso Calvo
Sendero en los Arrudos Alejo Concheso Calvo
Caleao
Subiendo al Tiatordos Javier Habladorcito
Tiatordos Helio
Cascada de Taballón
Cascada de Taballón

Parque Natural de Redes (Asturias)

A caballo entre las provincias de León y Asturias, en uno de los entornos mejor conservados de la Cordillera Cantábrica, los bosques de Redes (Asturias) albergan una de las masas boscosas de mayor riqueza de la Península Ibérica, donde Osos, lobos y Urogallos encuentran cobijo todo el año. Destacan cumbres como el el Tiatordos y la Rapainal, la máxima altitud del parque con 2.002 m. La acción de los ríos ha dado lugar a la aparición de valles abiertos que forman grandes vegas en sus fondos o a los impresionantes desfiladeros de roca caliza, como el del río Alba o el de los Arrudos, principales destinos de los amantes del  senderismo. 

Hayedos de Redes. La Selva Asturiana.

Si algo caracteriza el paisaje asturiano de Redes son los magníficos bosques maduros que cubren casi la mitad de su escarpada superficie y los numerosos arroyos y ríos que corren por el interior de bellos desfiladeros, que convierten al Parque Natural de Redes en el manantial del Principado a la vez que en el territorio más arbolado de Asturias.
La riqueza ambiental de Redes se manifiesta en una multitud de paisajes y contrastes, pudiéndose observar formaciones de origen glaciar, formas kársticas en cuevas y lapiaces, amplios campos de pasto, montes y frondosas masas boscosas. Todo ello ha dado lugar a que el Parque Natural de Redes fuera catalogado como Reserva Natural de la Biosfera.

Fauna cantábrica.

Por el Parque transitan todas las especies características del norte peninsular. El oso pardo, el lobo, con zonas estables de cría, una de las mayores poblaciones de rebecos de la región, el fascinante urogallo, alimoches, águilas reales y un sin fin de aves, reptiles y anfibios se benefician del buen estado de conservación del parque.