Ribera Sacra (BTT)

Cañones del Miño y Sil en bicicleta de montaña

Bicicleta de Montaña
Bicicleta de Montaña

Exigencia física

Baja

Épocas recomendadas

Todas

Rango de duración

4 días

Próximas fechas

Sin fecha de programación prevista.
Cañón del Sil (Ribera Sacra) Jose Luis Cernadas Iglesias
Viñedos de Belesar José Manuel Taboada
Camino cerca de San Pedro (cañón del Sil) Cayetano
Mirador sobre el cañón del Sil Sherpa Project
Playa fluvial A Cova, en el río Miño
Iglesia de Santo Estevo Ribas do Miño Manolo Arean
El monasterio de Santo Estevo Ribas do Sil sobre el cañón fluvial Diego Martínez
Plaza Mayor de Orense Jose Luis Gonzalez Rodriguez
Rua do Comercio, Chantada Alba Vazquez
El Mirador de los Balcones de Madrid sobre el Cañón del Sil amaianos

Pedaleando entre cañones fluviales, monasterios y viñedos colgados

En el interior oriental de Galicia, cañones ondulantes dibujados por ríos caudolosos, pliegues de casi 400 millones de años, monasterios ribereños amamantados por la soledad del tiempo, cepas de vid amarradas a la pendiente de la ribera, un clima casi mediterráneo cercado por cielo oceánico, esta es la denominada Ribeira Sacra. Los ríos Miño y Sil acogen en este entorno una de las mayores densidades de patrimonio artístico de la penísula y de Europa, con la abundante presencia de monasterios y ermitas que desde el siglo V comenzaron a poblar las orillas de estos ríos a su paso entre las provincias de Lugo y Orense; además de los monasterios y la belleza natural que alberga el mundo escondido de la Ribera Sacra hay que mencionar uno de sus legados más famosos, ya desde tiempos medievales, sus vinos, los cuales se producen en los escarpados y dificultosos parajes que conforman las gargantas de los ríos Miño y Sil y que han logrado deleitar los más exigentes paladares a la vez que aumentar la fama del lugar.

Pedaleando alrededor del cañón del Sil

A través de una garganta de origen tectónico que  ejerce de frontera natural entre Lugo y Orense, el rio Sil transcurre entre fracturas de enormes bloques graníticos que la erosión fluvial y la mano del hombre se han encargado de transformar en un mosaico paisajístico donde los bancales de viñedos se alternan con paredes casi verticales de roca desnuda. La abundancia de vistas espectaculares ha propiciado la popularidad de numerosos miradores  que permiten observar el encajonado cauce del rio Sil; nuestras rutas en bici pasan por algunos de estos miradores a la vez que por espesos bosques de castaños y robledales,  disfrutando este paisaje inédito de laderas escarpadas y  preciados viñedos.

Las Riberas del río Miño a golpe de pedal

El río gallego más importante, a su paso por la Ribeira Sacra, ofrece un paisaje apacible de bosques caducifolios alternados con plantaciones de pinos y  con pequeñas pero numerosas extensiones de viñedos, formando también infinitas curvas en las cuales se adentra la tierra creando característicos meandros; con el paso del tiempo, gracias a la erosión y a los movimientos geológicos el Miño terminó encajándose considerablemente en esta zona de la geografía lucense, creando parajes realmente agrestes. En este viaje no sólo pedalearemos por el tramo más abrupto comprendido entre los embalses del Belesar y Peares, pues también lo haremos por la apacible senda fluvial junto a la tranquila ciudad de Orense.

Nivel de dificultad de las rutas en bici

Es cierto que los paisajes quebrados de la Ribera Sacra no permiten trazar rutas sin apenas desniveles, pero hemos buscado itinerarios lo más asequibles posible para poder realizarlos cómodamente en cada jornada, especialmente las dos rutas centrales que recorren lo más representativo de los río Miño y Sil, transitando por todo tipo de caminos que suben y bajan, pero especialmente por carriles y pistas asfaltadas de acceso a viñedos en muchos casos, pues hay que tener en cuenta que con la climatología gallega muchos serían impracticables para cualquier vehículo sin la presencia del asfalto.

Chantada, el corazón geográfico de Galicia

Estaremos alojados junto a una de las más bellas poblaciones gallegas, bañadas por el río Asma (afluente del Miño) y ubicada en el centro geográfico de la comunidad gallega; Chantada es famosa por sus numerosas iglesias y monasterios de origen románico, por sus ferias gastronómicas y por ser un punto estratégico en el recorrido de los cañones del Sil y especialmente del Miño.


Programa

Viaje a Chantada (540 kms). De camino a la Ribera Sacra, y al pie de los "Montes do Invernadero" realizaremos una ruta ciclista por el desconocido valle del río Pentes, en la comarca orensana de A Gudiña. Tras la ruta continuaremos una hora más de viaje hasta el hotel.


Siguiendo la estela del GR56 o Camiño Transourensano, recorreremos de cerca el tramo más significativo de todo el Cañón del Sil, asomándonos a su miradores y visitando antiguos de sus  cenobios más emblemáticos, pedaleando a través de caminos antiguos y pistas asfaltadas de escaso tráfico; todo ello inmersos en bosques de robles y castaños. 


Recorreremos en esta jornada el tramo más espectacular del río Miño localizado entre los embalses de Peares y Belesar, donde los bancales de viñedos son los protagonistas, a la par que los bosques de castaños, robles y acacias acompañarán nuestro pedaleo a media altura sobre el río ofreciendo hermosas vistas.


Por la mañana emprenderemos el viaje de regreso, pero haremos un alto en la inmediaciones de Ourense para descubrir de una manera diferente su cinturón verde bañado por el río Miño, siguiendo la senda fluvial que a lo largo de casi una veintena de kilómetros remonta el Miño hasta la capital de las termas. Tras la ruta realizaremos el restante viaje de vuelta a Madrid.